Envios Economicos a Toda la Republica Mexicana!

0

Tu carrito está vacío

Análisis de Tejido Vegetal para Agricultura

Análisis de Tejido Vegetal para Agricultura

Es una herramienta de diagnóstico nutrimental que nos muestra una radiografía del estatus de cada nutrimento en los cultivos, los cuales son necesarios para su buen  desarrollo, tales como: nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), calcio (Ca), magnesio (Mg), hierro (Fe), manganeso (Mn), cobre (Cu), zinc (Zn), boro (B) y molibdeno (Mo).

Sirve para monitorear la concentración de nutrimentos en el cultivo; ya sea en hoja, peciolo u alguna otra parte de la planta, durante todo su ciclo productivo. El conocimiento de estos valores permite ajustar los programas de fertilización e implementar las prácticas culturales necesarias para lograr altos rendimientos.

El uso frecuente del análisis de tejido vegetal permite identificar y corregir los desbalances nutrimentales a tiempo, aumentado así el rendimiento final del cultivo y, con ello, las ganancias por superficie para el productor.

El servicio de análisis de tejido vegetal considera las siguientes determinaciones: nitrógeno total, fósforo, potasio, calcio, magnesio, azufre, Hierro, Manganeso, Zinc, Cobre, Boro, Molibdeno y Sodio.

Asimismo, también se pueden analizar:
Metales pesados: Aluminio (Al), Arsénico (As), Bario (Ba), Cadmio (Cd), Cobalto (Co), Cromo (Cr), Níquel (Ni), Berilio (Be), Mercurio (Hg), Plomo (Pb) y Silicio (Si).

Opcionales: Peso fresco, Peso seco, Humedad, Nitratos (N-NO3), Cloro y Arsénico.

El análisis de tejido vegetal determina el nivel de cada nutrimento en la planta para identificar desbalances nutrimentales que puede afectar el rendimiento final del cultivo, es decir, valora si la concentración de los nutrimentos es la adecuada para lograr el máximo potencial productivo del cultivo establecido. Este análisis ayuda a definir los ajustes pertinentes en el programa de fertilización y manejo agronómico general del cultivo analizado.

Uno de los principales beneficios de este análisis es la identificación oportuna de alguna deficiencia nutrimental, ya que esto permite corregirla a tiempo y favorecer un alto rendimiento. Esta corrección nutrimental puede realizarse, si lo permite el cultivo, aplicando el nutrimento en el suelo, o en su defecto, asperjándolo sobre el cultivo. Debe aclararse que no todas las apariencias anormales en las plantas se deben a un desbalance nutrimental en el cultivo, ni el síntoma de deficiencia de los nutrimentos es único en todos los cultivos. Por lo tanto, el análisis de tejido vegetal debe considerarse como una práctica de rutina para prevenir la reducción del rendimiento en cultivos por desbalances nutrimentales, y esto se logra muestreando periódicamente para llevar un monitoreo adecuado de la nutrición del cultivo.