Envios Economicos a Toda la Republica Mexicana!

0

Tu carrito está vacío

Fleje Manual

Fleje Manual 

Este fleje de polipropileno (PP) es reciclado y de excelente calidad. Cuenta con una alta resistencia y elongación. 

Está diseñado especialmente para flejado manual y/o semi-automático manual con equipos de sellado de PP. Manejamos en 2 presentaciones:
a. Rollo- cuando ya se cuenta con el portarrollos
b. Caja – La caja sustituye al portarrollos

Diseñada también para trabajar tanto en vertical como horizontal, permitiendo flejar distintos tipos de bultos.

Los flejes están ideados para proteger y agrupar paquetes. Además, pueden ser usados a modo de asa para manipular las cajas. Soportan una gran tensión, por lo que pueden unir grandes cargas, como tubos metálicos, ladrillos, etc.

Dependiendo del tipo de fleje que queramos usar, elegiremos un tipo de flejadora u otra.

Estos son los distintos materiales de los flejes:

  1. Fleje de polipropileno

  2. Fleje de poliéster

  3. Fleje textil hilo a hilo

  4. Flejes de acero templado

Somos fabricantes de fleje de alta calidad para máquina automática, semi-automática y manual.
Manejamos una amplia variedad en presentaciones y materiales de fleje con el fin de facilitar el trabajo de empaque.

MEDIDA

LONGITUD

TENSION

ESPESOR

PRESENTACIÓN

mm

m

kg

12

816

180

0.9

Moleteado

15

798

230

0.9

12

950

180

0.9

15

875

230

0.9

 

Debemos elegir los bultos que vamos a flejar, viendo su peso y sus dimensiones. También debemos tener en cuenta el tipo de material que vamos a usar para los flejes.

Una vez que tenemos todo lo necesario, seguiremos estos pasos:

  1. Posicionamos la tira de fleje debajo de la caja.
  2. Preparamos el precinto para los flejes en la flejadora manual.
  3. Accionamos la flejadora para introducir el inicio del fleje.
  4. Metemos los dos extremos del fleje en el precinto. De este modo, una vez apliquemos la tensión, podremos unirlos.
  5. Vamos aplicando tensión usando la palanca de arriba hacia abajo.
  6. Unimos los flejes con la hebilla o con el sistema de fricción dependiendo de nuestro tipo de flejadora.
  7. Cuando tengamos la tensión deseada empujamos el brazo lo máximo hacia abajo y soltamos el pulsado para cortar el fleje.
  • Se consigue un embalado más regular y consistente, dado que con una flejadora manual se consiguen resultados muy similares, así aseguramos las cargas contra golpes y posibles daños.
  • Ahorramos tiempo de embalaje. Una herramienta así permite aplicar la tensión de manera rápida y consigue la unión de los flejes usando la misma máquina.
  • Ahorramos costes. Debido al ahorro en el tiempo, el precio unitario de embalaje por producto se reduce. Además, se optimiza el uso de los flejes, por lo que se desperdicia menos material.
  • Se mejoran las condiciones de trabajo. Los operarios realizan menos esfuerzo y pueden ser más eficientes y usar el tiempo sobrante en otras tareas.